ENTREVISTA A RAFAEL TANAKA MONZÓ

ENTREVISTA A PACO POYATO

El triunfo de lo espontaneo

bla, bla PHOTOCLUB

Los sábados de cada semana de 16:30 a 18:00

EL QUEJÍO DE UN SINO.
fotografia Juan M Melero

Curro Rodríguez por ©Juan M Melero.

Tuvimos el placer de poder hablar con Curro Rodríguez (1980, Córdoba) quién actualmente reside en Reikiavik inmerso en la creación de nuevos y ambiciosos proyectos fotográficos. Su obra plagada de alegorías a la naturaleza como reminiscencia o apéndice del origen nos habla de pureza e identidad, de la batalla que en la actualidad libra el hombre moderno en las efímeras fronteras de su existencia. Melancólico y telúrico el ojo sutil de Curro nos invita siempre a pasear por la materia caótica que ordena nuestras derivas, esa misma materia que rige sin metas ni bríos el atardecer de nuestros días.  

- DarkRoom ¿Cómo comenzaste en fotografía? ¿cuáles fueron tus primeros pasos?

- Curro Rodríguez Digamos que mi primer acercamiento fue alrededor del 2000. Realicé un curso de realización de televisión y video de unos 8 meses de duración. Aunque no teníamos fotografía como la entendemos, sí comencé a “enmarcar” todo lo que veía. Durante 2 años estuve trabajando como cámara en una televisión local y aprendí muchísimo. Cuando acabó esa etapa y tras un pequeño paréntesis, comencé a interesarme por la fotografía fija, de manera totalmente amateur. Así me mantuve durante al menos 7 años, leyendo y aprendiendo por mis propias vías. Retratando absolutamente todo y a todas horas; creo que es una manera que todos pasamos antes o después, para familiarizarnos con la cámara, para entender que es una extensión nuestra.

Con el tiempo decidí llevármelo a otro plano, no se exactamente como denominarlo, y comencé una formación académica, de ahí ya todo rodo hacia diferentes lugares, miradas, etcétera… Básicamente intercambios. Pase de Jerez a Madrid, donde realicé el “Master de Fotografía Contemporánea y Proyectos personales” y concluí con el Curso de “Creatividad y estrategias en la fotografía contemporánea” ambos en Efti. Allí he aprendido más sobre mí que de fotografía, pero son ellos los que me han enseñado a usar todo eso a mi favor, aplicándolo a mi obra. No puedo más que agradecer!! Y no quiero decir con esto que no enseñen bien su materia, todo lo contrario, hay muchísima pasión y profesionalidad.

 

CURRO RODRIGUEZ 1

© Curro Rodríguez, Debla.


- DR ¿Qué te interesa mostrar?

- CR Lo que busco en mis imágenes son las evidencias sutiles, no en todos los casos, de la relación entre nosotros mismos y la naturaleza, entendiéndo la naturaleza como un estado que hemos abandonado, domesticándolo y dándole la espalda. Esto haciendo un resumen a grandes rasgos. Me interesa el detalle, lo sutil y lo sublime a la vez, el caos y el desorden evidenciado por “nuestro” orden impuesto, el miedo que genera la estancia en espacios intermedios, que han sido generados y abandonados y donde se mantiene latente un desasosiego inexplicable.

En Debla trataba de gestionar esos espacios y esas acciones, enfrentándolos entre sí y propagando esas sensaciones originadas. En Saeta me interesa más la razón de esa confrontación, como las fuerzas funcionan como sístole y diástole, tensando y relajando para crear un movimiento recíproco y evitando así la congestión de esas tensiones.

- DR Utilizas a menudo el video en tus proyectos ¿qué te aporta como fotógrafo?

- CR Como ya comentaba mi primer acercamiento a este universo fue con el video, de algún modo, me hace sentir cómodo, y eso me ha llevado a introducirlo como herramienta de trabajo. Hay una parte performativa muy importante en todo lo que hago, una parte humana, un momento de acción que no puedo dejar escapar. No es el simple gesto del movimiento, es lo complejo de este, de donde viene y hacia donde va, toda esa acción performativa/instalativa tengo que recogerla y trabajarla, el video me ofrece todas esas opciones siendo fiel a mi realidad.

CURRO RODRIGUEZ 2

© Curro Rodríguez, Debla.

 

- DR La figura humana y el paisaje son dos de los baluartes de tu obra, explícanos que relación tienen en tus trabajos.

- CR El cuerpo y el paisaje para mi representan la dualidad, de lo singular a lo global, del pensamiento al acto en sí. Representan a su vez la confrontación de fuerzas, de pensamientos, donde no siempre se gana, a veces se huye, a veces se lucha, a veces se mantiene un equilibrio mas o menos cordial, pero equilibrio al fin y al cabo.

De manera independiente, el cuerpo para mi y mi obra es la personificación del instinto, de lo vivo, lo móvil, lo creciente, es la duda y el miedo. Es una corporalización de todas esas ideas a su libre albedrío.

El paisaje, sin embargo, se me presenta como el plano en el que todo lo anterior se manifiesta. Donde deja su estigma y en muchos de los casos el propio impulso natural descontrolado trata de reordenar a su antojo.

- DR Las raíces andaluzas y el flamenco son las bases de muchos de tus trabajos ¿qué papel juegan en tu obra?

- CR Con el flamenco estoy viviendo un proceso largo, lento y de reconciliación.

La primera vez que me interesó como para incluirlo dentro de una pieza fue de una manera estética, aunque sí que su significado como obra en sí aportaban entendimiento y comprensión a lo que trataba de mostrar. Poco a poco comencé a profundizar, entender la raíz, de donde viene y por qué, y se fue enlazando con mi obra, acompañándola con textos, compases, sonidos. De alguna manera, entiendo el flamenco como una voz, una raíz profunda que habla del dolor, de la vida, de las piedras. El flamenco es dualidad de nuevo, es sencillo y a la vez es de las músicas mas complejas a las que me he enfrentado, por que tiene que ser sincero para que tenga sentido, tiene que ser como un latigazo, innato, libre. Cuando se generan las piezas de performance en un momento dado, estoy marcando el ritmo con el flamenco en mi cabeza, de nuevo es una manera de ordenar y componer sobre lo innato de la acción. Todo se reduce a lo mismo una y otra vez, orden y caos.

CURRO RODRIGUEZ 3

© Curro Rodríguez, Debla.

 

- DR ¿En que proyecto trabajas actualmente? Háblanos de él.

- CR Ahora mismo estoy inmerso en un proyecto sobre las ofrendas y los altares y como estos sirven para mitigar las tensiones entre el ser y el espacio, SAETA, en mi misma línea de trabajo, sigo con las instalaciones, intervenciones y performances en espacios naturales, buscando a veces, creando otras, esos espacios de representación donde se relacionan hombre y naturaleza para realizar sus particulares sacrificios.

CURRO RODRIGUEZ 4

© Curro Rodríguez, Debla.

 

- DR ¿Cuales son tus influencias fotográficas?

- CR Obviamente para cada proyecto nos interesamos por diferentes autores, aunque en cierto modo, casi todos se relacionan entre sí. Ahora mismo me muevo muchísimo entre la fotografía de Petur Thomsen, Petrus Koublis o Andrea Foligni. Todos tienen una forma muy sutil de acercarse a esa intervención destructiva y sublime, creando una calma inquieta en sus imágenes. También me interesan muchos autores nuevos que ya no se limitan a la fotografía como tal, sino que juegan con intervenir su imagen y el espacio con este juego, como puede ser Antonio Guerra o Michelle Matyn.

Si tuviéramos que decir unos referentes de cabecera, indiscutiblemente tengo que nombra a Javier Valhonrat, y no tanto fotográficamente, que me parece fuera de serie, pero sí como proceso creativo, he tenido el placer de vivirlo y hay que quitarse el sombrero. Rinko Kawauchi y su sensibilidad también es algo que suelo tener muy presente.

- DR Además de en la fotografía ¿dónde bebes Curro?

- CR En este momento preciso, estoy bebiendo de todas partes menos de la fotografía, necesito centrarme un poco más en conocimientos. Lorca, Miguel Hernández, las colecciones de cantes de Demófilo, las letras de Morente. Estoy en un momento muy lector, Gary Snyder o Thoureau, y sus experiencias de soledad en medio del bosque, la poesía de Inger Christensen.

Muchísima música, no necesariamente flamenco, he descubierto en este transito sonidos que son tan reales y dolorosos y tan lejanos, pero a la vez tan flamenco y tan cercano. Sote, Ben Frost, o Lole y Manuel me acompañan constantemente, Estrella y Enrique Morente, obviamente, Sigur Ros o el Agujeta.

El cine es otra fuente inagotable, por destacar que haya visto recientemente y este muy en sincronía con el proceso creativo actual podría decirte la obra de Sergei Paradjanov, El Color de las Granadas o La Leyenda de la Fortaleza de Suram, auténticas obras de arte, rozando el surrealismo que tratan la ritualidad de una manera muy poética.

Y pasear, caminar, conducir, sin destino, dejar que el camino te lleve a su antojo y encontrar joyas inesperadas.

CURRO RODRIGUEZ 6

© Curro Rodríguez, Debla.



- DR ¿Qué crees que falta hoy por hoy en el panorama de la fotografía contemporánea en nuestro país?

- CR Público. A la fotografía contemporánea le falta público. A diferencia de otras artes visuales o pictóricas la fotografía sigue siendo hoy algo hecho por fotógrafos para fotógrafos. Aún existe muchísimo desconocimiento de autores y obras, espacios disponibles para muestras, etcétera. Cada vez se amplía más, eso es evidente, pero sigo pensando que aún continúa siendo un arte muy sectario. Es muy interesante tener la opinión y hacer redes de trabajo con personas que trabajan con la foto, pero llega a crearse una endogamia que no hace otra cosa que limitar y cerrar círculos, a mí me interesa más la expansión que la compresión. Naturalmente puedo estar equivocándome, es mi perspectiva, simplemente.

CURRO RODRIGUEZ 8

© Curro Rodríguez, Saeta.



- DR ¿Qué sobra?

- CR Fotolibros. El fotolibro se ha convertido en el carné de conducir del fotógrafo, en la perfecta carta de presentación, indispensable, es como si no sirvieras para nada si no tienes un fotolibro. Hasta la fecha yo no me he sentido preparado o con un trabajo que necesitara este soporte, y siempre es la misma pregunta, ¿no tienes fotolibro aun? Es como cuando llegas a una edad y te pregunta por la pareja y los hijos, van cogidos de la mano. Yo lo entiendo como un paso serio, como un soporte objetualizado, no como un catálogo más con una portada bonita para añadir a la colección, para mi supone una ampliación de la obra, incluso en ocasiones, con la ayuda de buenos editores, mejora el conjunto de manera exponencial, cosa que también me crea dudas. Con esto quiero dejar claro que no hago una critica a los autores que finalizan su obra con una de estas piezas impresas, nada más lejos, trato más de hacer una llamada a la pausa, a pensar y repensar cual es el mejor formato para dar por concluida tu obra, sin necesidad de acabarla en fotolibro porque es el canon actual. He visto mucha prisa en sacar libros adelante de proyectos que no estaban acabados, por no decir casi empezados. Juan Valbuena hace mucho hincapié en eso, los fotolibros hay que pensarlos, trabajarlos, madurarlos, y la gente por lo general tiene hoy mucha prisa, porque nos han vendido que si no presentas tu libro en un año no existes en el panorama, va a llegar alguien nuevo y lo va a hacer por ti.

CURRO RODRIGUEZ 7

© Curro Rodríguez, Saeta.

 

- DR Planes de futuro, háblanos de tus metas.

- CR Suelo vivir de planes a corto-medio plazo, no me gusta mirar muy adelante porque muchas veces se nubla todo. En este momento estoy realizando una de esas metas, viviendo en Reikiavik, atraído por el paisaje, con la intención de realizar un proyecto aquí. Por ahora estoy en la fase de estudio y ensayo. Me planteo también continuar mi formación aquí durante una temporada, la manera en la que los artistas islandeses están conectados al medio natural es muy interesante, casi simbiótica, y me gustaría poder empaparme de nuevas vías. Formación y aprendizaje constante. Esa es mi meta a más corto plazo.

Entrevista por Tolo Parra.